Girón…

Tomado de http://www.micubaneo.wordpress.com, por Luis Mario Rodríguez Suñol.

Girón es, en términos revolucionarios, resistencia y solidez. En términos de construcción y transporte, también. En términos matemáticos, el resultado de la ecuación: mercenarios x compotas, y en cuestiones de Internet, nuestro primer hipervínculo hacia el Marxismo.

Hasta ese momento la naciente Revolución no tenía su carácter definido. Era lógico, apenas daba sus primeros pasos. Tendría solo 27 meses. Pero Fidel, con esa visión tridimensional del momento histórico, señaló el camino en forma de interrogante: ¿Socialismo o Muerte?

Los que puertas afuera subestimaron la respuesta del pueblo, se encontraron el nombre de Fidel escrito con sangre en una puerta, jóvenes sin experiencia militar encima de un “cuatro bocas” y el color miliciano como matiz de la uniformidad popular.

Quizás por ello Kennedy fue “benevolente”, y con los aviones en el aire, ordenó reducir a la mitad la flota compuesta por 16 bombarderos B-26, que apagaron la vida de siete cubanos aquel 15 de abril de 1961, “justo cuando la gente más cantaba y reía”.

Y en medio de la metralla llegó Fidel. Despidió el duelo de los primeros héroes y se colocó a la vanguardia del combate. Una foto lo capturó cuando se lanzaba de un tanque soviético T34, y por si fuese poco, maniobró un cañón autopropulsado SAU-100, para liquidar con tres disparos uno de los barcos invasores. Alguien dijo que lo partió Huston al medio.

La Operación Pluto no ladró como sus amos querían y en el golpe se le cuarteó a Kennedy el Gran Garrote. La manzana madura dejó de ser política, por un instante, para convertirse en gustoso puré de la “yunay” con visa sin bloqueo hacia el Caimán de las Antillas, que no creyó en perros disfrazados de mercenarios, o viceversa.

Girón, ya lo dice su nombre, fue un giro inmenso, brusco e izquierdo, de nuestro proceso revolucionario, donde “el canto de la Patria” fue el canto de todos, donde “se tuvo que luchar y ganar”, para hoy “caminar confiados por los surcos de la historia”, y encontrar en aquella “fértil puntería” la “forma de vivir” para todo un pueblo.

Estándar

Mi soledad

Mira Joven (Cuba)

Por Yasel Toledo Garnache

quijoteCamino sin pensamientos en la mente, voy hacia cualquier dirección, a cualquier esquina, parque, a cualquier rincón de la ciudad. Nada me importa. La tristeza me golpea las entrañas, derrumba monumentos, paradigmas. Quizá deba contarles por qué estoy tan mal, pero no sé si sienta la suficiente confianza. Veremos qué sucede.

Decenas de rostros me pasan por el lado, escucho voces, palabras que no distingo con claridad. Oigo el sonido de carros, el de una moto que me atormenta, me retumba en la cabeza y me molesta más. Ni miro hacia dónde se origina ese maldito ruido. Camino por inercia, mis pies se mueven, y ni sé si eso es lo que quiero. Aquí voy. Maldigo todo: al bullicio, a la gente, a los carros, la moto, la acera, a mí mismo, a todo.

Ver la entrada original 655 palabras más

Estándar

Miembros

Los miembros bien electos entran y salen cuando se reúnen. Se paran más de una vez en la asamblea y sorprenden con su rectitud. Es cierto que a veces no logran compenetrarse con los subalternos. Por lo general son duros, y contrario a la opinión común, siempre dirigen el asunto. Pero nunca voy a entender que luego de tanto empeño, los honores se los llevan los caídos.

Estándar

Dice Augusto Monterroso que…

Hay un mundo de escritores, de traductores, de editores, de agentes literarios, periódicos, de revistas, de suplementos, de reseñistas, de congresos, de críticos, de invitaciones, de promociones, de libreros, de derechos de autor, de anticipos, de asociaciones, de colegios, de academias, de premios, de condecoraciones. Si un día entras en él, verás que es un mundo triste, a veces un pequeño infierno, un pequeño círculo infernal de segunda clase en el que las almas no pueden verse unas a otras entre la bruma de su propia inconsciencia.

Estándar